Titanes del Pacfico

Titanes del Pacfico
Titanes del Pacfico

Titanes del Pacfico Pacific Rim (titulada Titanes del Pacífico en Hispanoamérica) es una película estadounidense de ciencia ficción de 2013 dirigida por Guillermo del Toro, escrita por Del Toro y Travis Beacham, y protagonizada por Charlie Hunnam, Idris Elba, Rinko Kikuchi, Charlie Day, Robert Kazinsky, Max Martini, y Ron Perlman.

La película está ambientada en la década de 2020, cuando la Tierra es atacada por Kaijus, monstruos colosales que han surgido a partir de un portal interdimensional en el fondo del Océano Pacífico, llamado “El Abismo”. Para luchar contra los monstruos, la humanidad se une para crear a los Jaegers: gigantescas máquinas humanoides, cada una controlada por dos pilotos cuyas mentes están unidas por un puente neural (similares a los personajes llamados Headmasters de Transformers y a los EVA de la serie de anime Neon Genesis Evangelion). Centrándose en los días posteriores de la guerra, la historia sigue a Raleigh Becket, un piloto jaeger llamado de su retiro, que se asociará con la piloto novata Mako Mori en un último esfuerzo para derrotar a los kaijus.

Del Toro prevé a Pacific Rim como una colorida historia de aventuras seria, con una “sensación muy espaciosa y luminosa”, en contraste con el “cine de verano cínico super-super-oscuro melancólico”. El director se centró en “grandes y bonitos visuales sofisticados” y la acción que satisfaga a un público adulto, pero ha manifestado que su idea principal es la de introducir los géneros kaiju y mecha en la generación infantil.3​ Mientras que la película se basa en gran medida en estos géneros, evita referencias directas a trabajos anteriores. La intención de Del Toro de crear algo original, pero “locamente enamorado” de sus influencias, imbuido de “belleza épica” y “grandeza operística”. El crédito final dedica la película a Ray Harryhausen e Ishiro Honda.

La película se estrenó en 3D y en IMAX 3D el 12 de julio de 2013.4

Argumento

En un futuro cercano, la humanidad es asediada por los Kaiju, una raza de alienígenas colosales que emergen desde un portal interdimensional, que se encuentra en el fondo del Océano Pacífico, para destruir a la raza humana. Ciudades enteras y centenares de miles de vidas se pierden tras el ataque de estas gigantescas criaturas, cuyas apariciones con el tiempo se hacen más frecuentes y hacen que la humanidad se dé cuenta de que los ataques de estos Kaiju no se detendrán. Para combatirlos, el mundo entero hace a un lado toda diferencia y rivalidad entre naciones, y todos los recursos financieros, científicos y tecnológicos que existen en el mundo son juntados para crear una nueva arma, con el eslogan “para combatir monstruos, creamos nuestros propios monstruos”. Luego de años de desarrollo, son creados los “Jaegers”, unos sofisticados robots gigantes de guerra humanoides que tienen que ser pilotados por dos personas para sobrellevar la inmensa carga neuronal que conlleva manipularlos, ya que varios pilotos individuales murieron en el proceso. Estos dos pilotos deben ser entrenados para controlar sus recuerdos y que sus mentes trabajen como una sola al pilotar el Jaeger o de lo contrario la máquina estará fuera de control, poniendo en peligro la vida misma de los pilotos. Al poco tiempo de haber sido implementados, los Jaegers demuestran tener éxito. Se retoma la confianza, la humanidad se siente segura, se comercializan Kaijus y Jaegers como juguetes, historietas, películas sobre el tema, etc. y los pilotos se transforman en héroes e ídolos mundiales. Pero a pesar de que las máquinas son efectivas, las bestias se vuelven más frecuentes y poderosas conforme pasa el tiempo.

En el año 2020, los hermanos Yancy Becket (Diego Klattenhoff) y Raleigh Becket (Charlie Hunnam) se disponen a eliminar a un Kaiju, con su Jaeger “Gipsy Danger”, para presumir su quinta victoria consecutiva desde que empezaron a ser pilotos. Mientras tanto, en el Océano de Alaska, un grupo de pescadores busca tierra firme en su barco debido a la inestabilidad del oleaje debido al huracán; el radar del barco detecta una “isla” que se acerca cada vez más: es el Kaiju categoría 3, Knifehead. Este empieza a rugir y pisar fuertemente, creando olas gigantescas que casi hunden el barco, pero este es salvado y dejado fuera de la línea de combate por Gipsy Danger. Entonces, el Kaiju procede a emboscarlo pero el otro contraataca dándole varios golpes asegurando una victoria. Sin embargo, el tiempo comienza a agotarse; Yancy y Raleigh utilizan el cañón de plasma y dejan gravemente herido al monstruo, al que creen muerto. Inmediatamente, la señal satélite de la base detecta que sigue vivo. El colosal monstruo ataca desde el fondo del océano y logra arrancarles el brazo izquierdo. Mientras que Raleigh y Yancy tratan de atacar, el Kaiju perfora el casco y arranca a Yancy de la conexión neuronal arrojándolo al océano, dejando a su hermano traumatizado por su muerte. Finalmente, Raleigh carga por segunda vez el cañón, pero todo empeora cuando el monstruo perfora el pecho del Jaeger con su filosa cresta; pero recibe un golpe aturdidor, cuando vuelve a atacar muere debido al disparo a quemarropa del cañón de plasma en su cara. Tras esto, el robot avanza en el océano hasta desplomarse en una playa, con daños extremos en toda su estructura y con Raleigh al borde de la muerte.

Ya en el año 2025 los gobiernos han abandonado el proyecto Jaeger, debido que las máquinas empezaban a ser destruidas más rápido de lo que podían construirse y los Kaijus ahora alcanzaban categorías 4. Entonces, deciden construir enormes murallas costeras para proteger a las ciudades. Las cuatro armas restantes son llevadas a Hong Kong para proteger la costa hasta que la construcción termine. El mariscal Stacker Pentecost (Idris Elba), comandante de las fuerzas Jaeger, crea un plan para acabar la guerra usando energía nuclear para destruir el portal. Mientras tanto en Anchorage, Alaska, un Raleigh ahora retirado esta trabajando en la construcción de la muralla en Alaska hasta que durante un descanso ven en las noticias como un Kaiju categoría 4 destruyo la muralla de Sídney en menos de una hora y había causado grandes destrozos, dando a entender el proyecto de las murallas es inefectivo para contrarrestar a los Kaiju, sin embargo un Jaeger modelo 5 recién salido del astillero “Striker Eurika” logro contener la situación y derrotar a la bestia, posteriormente Pentacost llega hasta la construcción de la muralla y se encuentra con Raleigh y lo convence de regresar para que pilote al Jaeger modelo 4 Gipsy Danger, que él y su hermano pilotaban hace mucho tiempo.

Llegando a Hong Kong, Raleigh se enfrenta a potenciales copilotos para encontrar al que tenga una fuerte conexión con él, ya que, mientras más fuerte sea esta, mejor será el rendimiento en combate. Siente esto con Mako Mori (Rinko Kikuchi), solicitándola como copiloto. El mariscal se opone, ya que Mako es su hija adoptiva, a quien salvó cuando era niña de un Kaiju que mató a su familia en Japón; aunque luego cambia de opinión, a sabiendas que el deseo de Mako es pilotar para vengarse. La prueba inicial del dúo casi termina en desastre cuando Mako queda atrapada en el recuerdo del ataque durante su infancia. Inconscientemente, activa y casi dispara el cañón de plasma del Gipsy Danger mientras se encontraba en el hangar.

Poco después, los Jaegers Cherno Alpha, Crimson Typhoon y Striker Eureka son asignados a una misión donde deben neutralizar un ataque Kaiju doble de Otachi y Leatherback, en Hong Kong. Cherno y Crimson proceden a atacar. El segundo detecta la señal de Otachi pero no lo ve, sin embargo este sale de sorpresa y le da un coletazo al Jaeger chino, derribándolo. Así, este se pone en modo ataque y activa las sierras circulares de sus manos para atacarlo, los pilotos logran hacerle cortes profundos en varias partes vitales del cuerpo, pero el Kaiju le toma las manos impidiéndole atacar, no obstante lo lanzan con los pies mediante un salto mortal. Entonces, Cherno Alpha procede a golpear al Kaiju pero él se libera y lo empuja, volviendo a atacar al Jaeger chino. Este le toma de sus brazos, pero la criatura, con su cola que tiene una triple garra al final, atrapa la cabeza de Crimson Typhoon, la aplasta matando a los pilotos y luego la arranca dejando caer al gigante Mark-4 al agua. Ahora Cherno, enfadado por la muerte de sus camaradas, procede a eliminar al Kaiju, pero este le arroja un chorro de ácido altamente corrosivo y tóxico el cual derrite la defensa de la cabina y debilita la armadura, por lo cual al verse en alto peligro piden ayuda a Stryker, y los pilotos de este desobedecen la orden y corren a ayudarlo. Asimismo, Otachi arranca la mano del Jaeger y en ese momento el otro Kaiju, Leatherback, ataca por la espalda a Cherno, sumergiéndolo en el agua haciendo que le entre agua a su reactor y ahogando a los pilotos, y acaba destruyéndolo al aplastarlo con su mano. Otachi va a enfrentar al robot recién llegado, sin embargo, la diferencia de nivel favorece a Stryker, quien lo deja malherido. En aquel momento, para tratar de acabarlo, Stryker activa sus misiles de pecho pero Leatherback emite una onda de pulso electromagnético que desactiva al Jaeger, evitando que lance su arsenal, y la base de Cuerpos de Defensa Pan Pacífic, aunque esta se recupera poco después. Con la ventaja de haber desconectado al Jaeger, Otachi va en una misión de cacería del científico Newton Geiszler (Charlie Day), quien hizo una conexión neural con un cerebro de Kaiju.

El mariscal manda a Raleigh y Mako como última maniobra defensiva con Gipsy Danger, debido a que el Jaeger es un modelo análogo nuclear y resiste los ataques con PEM. Mientras tanto, Newton va hacia Hong Kong; el científico que estudia a los Kaijus creó una máquina que le permitió establecer una conexión mental con un pedazo de cerebro de estos. El experimento casi lo mata, pero descubre que los Kaijus son en realidad bioarmas de destrucción masiva enviadas por una raza alienígena conquistadora. Con la aprobación del mariscal, Geiszler busca a Hannibal Chau (Ron Perlman), una figura reconocida en el tráfico de partes de Kaiju, en un intento por conseguir un cerebro intacto para repetir el experimento. Chau deduce que las bestias están en la ciudad buscando a Geiszler, cuyas acciones han atraído su atención, ya que ellos poseen una “mente de colmena”.

Tras la desconexión de Striker Eureka, los dos pilotos salen y encienden bengalas, enojando a Leatherback, el cual trata de matarlos pero es interceptado por Gipsy Danger. Leatherback ataca a Gipsy pero este contraataca arrancándole el órgano que emitió la onda de pulso electromagnético. El Kaiju toma a Gipsy y lo arroja lejos, comenzando una batalla. Gipsy domina la pelea golpeando al monstruo con puños y containers del puerto; cuando el otro se dispone a atacar, Gipsy activa su cañón de plasma disparándole varias veces en el pectoral, terminándolo al darle en su brazo izquierdo, pero aún deben acabar con el otro Kaiju restante. Este encuentra el búnker donde Newton se ocultaba junto con decenas de personas. Logra abrirlo y reconoce al humano, pero Gipsy interfiere cargando un buque, como bate de béisbol, y golpeándolo hasta hacerlo retirarse. Raleigh y Mako lo buscan, saliendo inesperadamente de un edificio atacando a Gipsy y lanzando su chorro ácido; el robot lo esquiva y atrapa al Kaiju, pero él comienza a golpearlo y a tratar de atrapar la cabeza del Jaeger con su cola. A pesar de ello, Mako activa el escape del refrigerante del Jaeger congelando la cola para luego destrozarla en pedazos. Sin embargo, Otachi se les abalanza y sujeta extendiendo sus alas. Volando, empieza a chocar contra los edificios con el fin de dañar más al Jaeger mientras este intenta liberarse. Ya cerca de la estratósfera, Otachi empieza a perder energía debido al frío y Gipsy utiliza la espada retráctil, cortándolo en dos y matándolo. Gipsy comienza a caer a gran velocidad desde la atmósfera superior, pero activa su reactor de pecho para frenar la caída; pero aun así van a demasiada velocidad. Gipsy aterriza violentamente en medio de un estadio causando una enorme onda de choque que destruye toda la estructura y muchos vehículos alrededor, pero sobrevive con algunos daños, y Raleigh y Mako se encuentran sanos y salvos.

Poco después, los hombres de Chau se mueven en Hong Kong para recoger los restos del Kaiju para comercializar en Alemania, con el anticipado pedido de un segundo cerebro por parte de Newton. Los hombres detectan que el Kaiju era hembra y estaba embarazada, al mismo tiempo su cría sale súbitamente del vientre de su madre muerta y ataca al equipo carroñero de Chau, pero sufre de asfixia debido a que sus órganos respiratorios no se habían formado correctamente y su cordón umbilical lo había ahorcado. Luego, Chau entierra una navaja en la nariz del pequeño, este enfurecido se lo come vivo. Newton y su compañero Hermann Gottlieb (Burn Gorman) se unen para compartir la carga neuronal, se conectan con el cerebro intacto del bebé y descubren que el portal solo se abrirá con el ADN de las bestias, como un código de barras de ADN.

Los dos Jaegers restantes se unen para ejecutar el plan de destruir el portal con un arma termonuclear. Stryker y Gipsy empiezan a descender hacia el fondo oceánico, siendo vigilados por un Kaiju categoría 4. Al llegar al punto de encuentro, Stryker se posiciona sin saber que, el primer y único Kaiju categoría 5, Slattern, estaría ahí para impedirles su objetivo. Gipsy trata de acudir en apoyo pero es atacado por Scunner, la criatura que los acechaba al descender, pero lo sujetan de sus mejillas con cuernos y derrumban. Al activar la espada, tratan de perforarlo pero otro Kaiju de la misma categoría, Raiju, con su mandíbula tripartida los ataca desde otro flanco y les arranca el brazo derecho. Posterior, Scunner trata de escapar pero Gipsy activa la espada de lado izquierdo y logra perforarle la cabeza, arrimándolo hacia una chimenea volcánica acuática tratando de quemarlo, sin embargo se zafa con daños muy graves. Entonces, Raiju nadando a toda velocidad procede a atacar a Raleigh y Mako, pero estos utilizan la espada y lo rebanan por la mitad. Así mismo Slattern, perdiendo frente a Striker, llama a Scunner para acabar con el Jaeger. En ese momento, el mariscal Pentecost se despide de Mako, y junto con el otro piloto deciden usar la bomba; muriendo y matando a Scunner, pero Slattern sobrevive con graves daños. Mientras Gipsy trata de llevar el cadáver del primero al portal, el segundo interfiere, por lo que el robot activa sus propulsores y se lanza con él al portal. Slattern trata con su cola de tentáculos de dañarlo y lo consigue, pero Raleigh activa el lanzallamas del reactor de pecho de Gipsy, matando al Kaiju. Con el oxígeno acabándose, Raleigh expulsa a Mako e inicia la secuencia de sobrecarga del reactor para luego expulsarse a sí mismo. El reactor nuclear detona, destruyendo a los alienígenas conquistadores y el portal. Los mecanismos de escape de Mako y Raleigh llegan a la superficie a salvo y el dúo se abraza emotivamente mientras el helicóptero llega.