Contra lo imposible Ford v Ferrari

Contra lo imposible Ford v Ferrari
Contra lo imposible Ford v Ferrari

Contra lo imposible Ford v Ferrari es una película biográfica de drama y acción estadounidense de 2019 dirigida por James Mangold. Está protagonizada por Christian Bale y Matt Damon, mientras que Jon Bernthal, Remo Girone, Caitriona BalfeNoah Jupe y Tracy Letts actúan en papeles secundarios.3​ La cinta sigue a un excéntrico y decidido equipo de ingenieros y diseñadores estadounidenses, dirigido por el visionario automotriz Carroll Shelby y su conductor británico, Ken Miles, quienes son enviados por Henry Ford II y Lee Iacocca con la misión de construir desde cero un automóvil completamente nuevo con el potencial para finalmente derrotar al siempre dominante Ferrari en las 24 Horas de Le Mans de 1966 en Francia.

La película fue estrenada el 15 de noviembre de 2019 por Walt Disney Studios Motion Pictures bajo su sello 20th Century Fox.

Argumento

En 1963, el vicepresidente de Ford Motor Company, Lee Iacocca, le propone a Henry Ford II comprar Ferrari con poco dinero como un medio para aumentar sus ventas de automóviles al participar en las 24 Horas de Le Mans. Enzo Ferrari, sin embargo, abandona el trato, ya que Fiat le ofrece un trato más lucrativo que le permite conservar su propiedad de la Scuderia Ferrari. Un furioso Henry II ordena a su división de carreras construir un auto para derrotar a Ferrari en Le Mans. Para esta tarea, Iacocca contrata al propietario de Shelby Automobiles, Carroll Shelby, un piloto de carreras que ganó Le Mans en 1959, pero que se vio obligado a retirarse debido a una afección cardíaca. A su vez, Shelby consigue la ayuda de Ken Miles, un corredor británico de mal genio y mecánico en apuros económicos.

Shelby y Miles prueban el prototipo Ford GT40 Mk I en el Aeropuerto Internacional de Los Ángeles, resolviendo todos sus defectos de diseño hasta que está listo para la carrera. Al creer que Miles no es su conductor ideal, Ford opta por enviar a Phil Hill y Bruce McLaren a Le Mans de 1965. Como predijo Miles, ninguno de los Ford termina la carrera. Mientras que Henry II ve esto como una derrota humillante, Shelby le explica que el GT40 infundió miedo en Ferrari, ya que alcanzó los 350 Km/h (218 M/h), en la recta de Mulsanne antes de que el auto se rompiera. Shelby y Miles continúan desarrollando el GT40 Mk II, pero Miles casi muere cuando los frenos del auto fallan durante unas pruebas. En 1966, el vicepresidente senior de Ford, Leo Beebe, se hace cargo de la división de carreras, con la intención de continuar el programa sin Miles, pero Shelby sube a Henry II en el GT40 para convencerlo de que si Miles gana las 24 horas de Daytona, ganará Le Mans.

El equipo de carreras de Ford con Miles ingresa a Daytona, pero Beebe tiene un segundo auto desarrollado con el equipo de NASCAR Holman-Moody apoyándolo. Mientras que el equipo de Holman-Moody tiene paradas en boxes más rápidas, Shelby hace que Miles aumente el límite de su auto a 7,000 RPM, lo que lo hace ganar la carrera.

En la carrera de las 24 Horas de Le Mans de 1966, Miles lucha con una puerta que no cierra durante la primera vuelta, pero después de que el ingeniero del equipo Phil Remington arregla la puerta con un mazo, Miles comienza a establecer récords de vuelta mientras alcanza a los Ferrari. Mientras compite con el piloto de Ferrari Lorenzo Bandini, Miles experimenta fallas en los frenos y los reemplaza durante su parada en boxes. Enzo Ferrari protesta por la medida, pero Shelby les explica a los oficiales de la carrera que el cambio de frenos es legal. Miles y Bandini se enfrentan una vez más en la recta de Mulsanne hasta que Bandini vuela su motor, eliminando por completo a Ferrari de la carrera. Con tres autos Ford en las tres primeras posiciones, Beebe le ordena a Shelby que haga que Miles disminuya la velocidad para que los otros dos Ford lo alcancen y le den a la prensa un arrogante acabado fotográfico con los tres Ford cruzando la línea de meta al mismo tiempo. Inicialmente, Miles está en contra de esta decisión y continúa estableciendo nuevos récords de vuelta cerca del final de la carrera, pero decide dejar que Ford se salga con la suya en la última vuelta. Finalmente, Bruce McLaren es declarado ganador por un tecnicismo, pero Miles está agradecido con Shelby por cumplir su promesa de competir en Le Mans.

Dos meses después de Le Mans, mientras prueba el J-car en el Riverside International Raceway, Miles vuelve a experimentar fallas en los frenos y muere en el choque resultante. Seis meses después, Shelby visita a la viuda de Miles, Mollie, y a su hijo Peter, y le da a Peter una llave inglesa que Miles le arrojó antes de ganar una carrera de SCCA en Willow Springs en 1963. Al finalizar la película se explica que Ford continuaría su racha ganadora en Le Mans en 1967 (con el GT40 Mk IV, desarrollado en base al J-car), 1968 y 1969, convirtiéndose en el único fabricante estadounidense en ganar la prestigiosa carrera. Miles sería inducido póstumamente al Salón de la Fama de los Deportes de Motor de América en 2001.

Reparto